INFORMACIÓN GRATIS, DESCUENTOS EXCLUSIVOS. SUSCRÍBETE.

Blefaritis y Síndrome de ojo seco

El término blefaritis es conocido por aquellas personas que ya han sido diagnosticadas. Puede sonar ajeno a ti, sin embargo, si presentas ardor en los ojos, picazón en los párpados, dificultad para abrir los ojos por las mañanas (no asociado a la conjuntivitis) y pestañas grasosas, deberías seguir leyendo. 

Este artículo es cortesía de la Doctora en Oftalmología Cristina Wong, quien además tiene una sub especialidad en Superficie, Inflamación ocular y Uveitis.

¿Qué es la Blefaritis?

La blefaritis consiste en la inflamación del borde del párpado. Con relativa frecuencia están acompañados de las denominadas “caspas” o “costras” las cuales aparecen en el borde de las pestañas, principalmente en personas que pueden padecer de rosácea facial o dermatitis seborreica.

Esta condición ocurre debido a una disfunción de las glándulas de meibomio (DGM), las cuales son las encargadas de producir el componente graso de la lágrima. 

La blefaritis suele estar asociada al síndrome de ojo seco (SOS) y a la aparición de orzuelos y/o chalaziones de forma recurrente, por lo que se tratan conjuntamente para así evitar complicaciones.

Ojo con blefaritis
Foto de www.imo.es

¿Qué es el síndrome de ojo seco?

El síndrome de ojo seco (SOS), fue definido en 2007 en el  Report of the International Dry Eye WorkShop (DEWS) como una entidad multifactorial que afecta a la Unidad Funcional Lagrimal provocando molestias oculares, alteración de la función visual e inestabilidad de la película lagrimal, acompañado de inflamación de la superficie ocular y aumento de la osmolaridad en la lágrima (1).

El síndrome de ojo seco está asociado a:

  • la edad,
  • alteraciones hormonales,
  • el uso de ciertos medicamentos como antihistamínicos, anticonceptivos o antidepresivos,
  • factores hiponutricionales,
  • factores inmunológicos como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico,
  • o factores ambientales.

Este síndrome, que provoca alteraciones en la calidad de la producción de la lágrima y/o un exceso de evaporación de la película lagrimal, lo padece aproximadamente el 25% de la población adulta.

Entre los síntomas de SOS están:

  • visión borrosa,
  • escozor,
  • ardor,
  • lagrimeo constante,
  • sensación de cuerpo extraño,
  • cansancio ocular o pesadez en los párpados,
  • dolor ocular.

Estos síntomas pueden empeorar por cambios ambientales, baja humedad atmosférica y en lugares con aire acondicionado o uso de ventilador directo.

Es importante recalcar que el síndrome del ojo seco, dependiendo de su gravedad, puede dificultar el desarrollo de actividades cotidianas como leer, conducir de noche, usar la computadora, ver televisión o ir al cine.

En casos muy graves puede traer alteraciones oculares como cicatrices corneales, queratitis y neovascularización.

¿Qué hacer al respecto? 

Si usted tiene síntomas de ojo seco, o de blefaritis, lo mejor es que acuda a su oftalmólogo y que no se automedique. En el examen oftalmológico se determinará la causa de sus síntomas y se le dará el tratamiento adecuado buscando eliminar o de minimizar su condición de manera integral .

Dra. Cristina Wong

Cirujana Oftalmóloga, sub especialidad Superficie, Inflamación ocular y Uveitis.

Punta Pacífica, Consultorio 222, Clear Vision.  Teléfonos: 204-8540 /41

 

(1) 2007 Report of the International Dry Eye WorkShop (DEWS). The Ocular Surface. 2007;5(2):63-204

Sorry, comments are closed for this post.

¿DESEAS RECIBIR LOS ARTÍCULOS POR EMAIL? SUSCRÍBETE

Todo el Contenido © 2015-2016 Ópticas Metro Panamá | Privacidad | Términos | Renuncia de Responsabilidad

INFORMACIÓN SOBRE TUS OJOS. SUSCRÍBETE

Blefaritis y Síndrome de ojo seco

El término blefaritis es conocido por aquellas personas que ya han sido diagnosticadas. Puede sonar ajeno a ti, sin embargo, si presentas ardor en los ojos, picazón en los párpados, dificultad para abrir los ojos por las mañanas (no asociado a la conjuntivitis) y pestañas grasosas, deberías seguir leyendo. 

Este artículo es cortesía de la Doctora en Oftalmología Cristina Wong, quien además tiene una sub especialidad en Superficie, Inflamación ocular y Uveitis.

¿Qué es la Blefaritis?

La blefaritis consiste en la inflamación del borde del párpado. Con relativa frecuencia están acompañados de las denominadas “caspas” o “costras” las cuales aparecen en el borde de las pestañas, principalmente en personas que pueden padecer de rosácea facial o dermatitis seborreica.

Esta condición ocurre debido a una disfunción de las glándulas de meibomio (DGM), las cuales son las encargadas de producir el componente graso de la lágrima. 

La blefaritis suele estar asociada al síndrome de ojo seco (SOS) y a la aparición de orzuelos y/o chalaziones de forma recurrente, por lo que se tratan conjuntamente para así evitar complicaciones.

Ojo con blefaritis
Foto de www.imo.es

¿Qué es el síndrome de ojo seco?

El síndrome de ojo seco (SOS), fue definido en 2007 en el  Report of the International Dry Eye WorkShop (DEWS) como una entidad multifactorial que afecta a la Unidad Funcional Lagrimal provocando molestias oculares, alteración de la función visual e inestabilidad de la película lagrimal, acompañado de inflamación de la superficie ocular y aumento de la osmolaridad en la lágrima (1).

El síndrome de ojo seco está asociado a:

  • la edad,
  • alteraciones hormonales,
  • el uso de ciertos medicamentos como antihistamínicos, anticonceptivos o antidepresivos,
  • factores hiponutricionales,
  • factores inmunológicos como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico,
  • o factores ambientales.

Este síndrome, que provoca alteraciones en la calidad de la producción de la lágrima y/o un exceso de evaporación de la película lagrimal, lo padece aproximadamente el 25% de la población adulta.

Entre los síntomas de SOS están:

  • visión borrosa,
  • escozor,
  • ardor,
  • lagrimeo constante,
  • sensación de cuerpo extraño,
  • cansancio ocular o pesadez en los párpados,
  • dolor ocular.

Estos síntomas pueden empeorar por cambios ambientales, baja humedad atmosférica y en lugares con aire acondicionado o uso de ventilador directo.

Es importante recalcar que el síndrome del ojo seco, dependiendo de su gravedad, puede dificultar el desarrollo de actividades cotidianas como leer, conducir de noche, usar la computadora, ver televisión o ir al cine.

En casos muy graves puede traer alteraciones oculares como cicatrices corneales, queratitis y neovascularización.

¿Qué hacer al respecto? 

Si usted tiene síntomas de ojo seco, o de blefaritis, lo mejor es que acuda a su oftalmólogo y que no se automedique. En el examen oftalmológico se determinará la causa de sus síntomas y se le dará el tratamiento adecuado buscando eliminar o de minimizar su condición de manera integral .

Dra. Cristina Wong

Cirujana Oftalmóloga, sub especialidad Superficie, Inflamación ocular y Uveitis.

Punta Pacífica, Consultorio 222, Clear Vision.  Teléfonos: 204-8540 /41

 

(1) 2007 Report of the International Dry Eye WorkShop (DEWS). The Ocular Surface. 2007;5(2):63-204

Sorry, comments are closed for this post.